viernes, 28 de abril de 2017

Masturbación femenina: Positivo y negativo al mismo tiempo

Sin sentir vergüenza no debes culparte si optas por la autoestimulación sexual, no hay que desistir de ella u ocultarla, después de todo tú eres la única que tiene el poder sobre ti misma.

Para la sociedad la masturbación en el caso de ellas no es vista con buenos ojos, pues los hombres aún tienen cierta influencia sobre las mujeres, sin embargo en pleno siglo XXI es hora de dejar esos paradigmas del pasado contrarresten la libertad que tenemos cuando se trata de nuestro propio cuerpo.



Las principales ventajas a la hora de la masturbación femenina ocurre en tiempos de adolescencia, se reconoce como una parte importante para el momento del desarrollo psicosexual, ayudándote a identificar tu propia estimulación sexual. Por otro lado satisface a aquellas mujeres que no tienen pareja en el momento, por circunstancias alternas.

Es el método más seguro, cero embarazos o infecciones molestas de transmisión sexual, es un aprendizaje particular quizá egoísta pues solo te preocupas por mantener una excelente satisfacción sexual para ti misma.

Esta actividad individual proporciona una vida sexual más larga, además elimina tensiones al considerarse como un ejercicio relajante, por otro lado fortalece los músculos pélvicos dándote más placer cuando estés de nuevo con una pareja.

Las teorías religiosas en siglos pasados manifestaban que quienes realizarán estas actividades sexuales, consideradas para estos tiempos prohibidas y pecaminosas les provocaría ceguera, acné, caída del cabello, debilidad mental y física además de dolores intensos de cabeza que podrían llevarlas a la muerte. Por otra parte la sumisión femenina ha llegado a tal punto que en muchas culturas orientales se realiza la ablación (extirpación del clítoris), evitando así que ellas tengan en el sexo un suceso placentero y que por el contrario solo sea un acto reproductivo de la naturaleza.

Es un acto señalado aquí y allá, el autoerotismo es más común de lo que podemos imaginarnos ayuda a descubrirnos sensualmente, acariciarnos en soledad y conocernos a nosotras mismas lo que nos pone en ventaja a la hora de disfrutar del sexo en pareja. Es bueno siempre y cuando no se convierta en un vicio nocturno que pueda llegar al descontrol donde incluso te puedas hacer daño. Puedes masturbarte usando tu imaginación o viendo vídeos eróticos. Tú lo controlas, la idea es darle un manejo equilibrado donde te beneficies y te sientas bien contigo misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario